9 maneras de evitar que los perros hagan pipí en casa

perro pipi en casa, evitar

9 maneras de evitar que los perros hagan pipí en casa

¿Quieres evitar que tu perro haga pipí en casa?. Normal cuando compartimos nuestro hogar con un perro, uno de los desafíos más comunes es enseñarle a no hacer sus necesidades en casa, especialmente si contamos con suelos delicados como madera o mármol. ¿Cómo evitar que los perros hagan pipí en casa? Aquí tienes unas pautas.

Con el objetivo de fomentar una convivencia armoniosa en el hogar y prevenir posibles desafíos a largo plazo que podrían resultar en la dolorosa separación de nuestra apreciada mascota, es esencial implementar medidas que promuevan la higiene en nuestro hogar. Son muchos los perros que cada día terminan en la perrera por problemas relacionados con la higiene y el comportamiento perdiendo a sus familias para siempre.

Aquí te brindamos algunos consejos efectivos para lograr que tu perro aprenda a realizar sus necesidades afuera de tu casa:

1. Comienza el entreno de cachorro desde el inicio

Como peluquera canina y  educador canino, comprendo la importancia de instruir a tu perro desde sus primeros meses de vida. La omisión de este paso crucial podría llevar a que tu mascota adquiera hábitos inapropiados al hacer sus necesidades en lugares no deseados. Evitar que haga el pipí en casa es más importante de lo que pensamos. Es fundamental abstenerse de reprender al perro dentro de casa hasta que haya internalizado la conducta de orinar afuera, asociándola con experiencias positivas.

Al llegar a casa, es imperativo establecer rutinas consistentes que no deben modificarse hasta que observes que el perro ha internalizado la práctica de hacer sus necesidades afuera.  En situaciones donde no puedes sacar al perro durante periodos prolongados, enseñarle a utilizar empapadores puede evitar que realice sus necesidades por toda la casa.

Ten en cuenta que los cachorros de aproximadamente 3 meses de edad no pueden contener el pipí durante largos períodos; por lo tanto, no podrán aguardar hasta tu regreso por la tarde sin hacer sus necesidades. La paciencia y la consistencia en la enseñanza son esenciales para lograr una convivencia armoniosa y evitar problemas de higiene en casa.

2. Cambia de dirección al entrar en casa si no ha hecho pipí y vuelve atrás:

Los perros suelen sentirse más cómodos haciendo sus necesidades en lugares familiares. Si tu perro no ha hecho sus cosas durante un paseo largo y, al regresar a casa, parece que se prepara para hacerlo en el interior, da media vuelta y regresa a la calle. Al no poder esperar más, realizará sus necesidades afuera. Premia este comportamiento en el momento con golosinas para reforzarlo positivamente.

Recuerda que debes conseguir que el día siguiente también lo haga así y poco a poco verás como evitas que haga el pipí en casa y poco a poco conseguirás consistencia en el comportamiento.

3. Establece horarios regulares para las salidas y comidas:

La consistencia es clave para evitar el pipí en casa. Acostumbra a tu perro a salir a las mismas horas todos los días. Cambios constantes en los horarios pueden desregular su sistema y provocar accidentes en casa. También, proporciona sus comidas a horas regulares para regular su organismo.

4.- Reduce su nivel de estrés

Los trastornos emocionales vinculados al miedo o al estrés, tales como las fobias o la ansiedad por separación, pueden ser la razón detrás de las micciones inapropiadas de tu perro en el hogar. En el contexto específico de la ansiedad por separación (APS), la repetida eliminación de orina dentro de casa cuando el perro se encuentra solo o separado físicamente de sus cuidadores se considera un síntoma potencial de que el animal pueda estar experimentando este trastorno. Además, comportamientos como jadeos, lloriqueos, ladridos, estereotipias, nerviosismo o actos destructivos también podrían indicar la presencia de la APS.

Lamentablemente, la APS es un problema común que no se resuelve simplemente ignorando al animal o castigándolo por sus evacuaciones en el hogar. Su tratamiento debe ser personalizado para cada individuo, demandando tiempo y compromiso por parte del tutor, quien debe involucrarse de manera constante y comprensiva con el perro.

Si sospechas que tu compañero peludo orina en casa debido a situaciones de estrés u otros problemas emocionales, puedes intentar ayudarlo mediante el uso de productos especiales como feromonas apaciguantes caninas o enriqueciendo su entorno con juguetes rellenables o snacks para masticar. No obstante, en casos de este tipo, siempre es recomendable contactar con un etólogo o educador canino que trabaje de manera positiva y pueda brindarte orientación sobre cómo abordar el problema de tu fiel amigo.

5. Limpia con productos específicos en casa:

Cuando un perro marca ciertas áreas con su orina, estas adquieren un olor particular que actúa como un llamado para que el propio perro, o incluso otros canes presentes, vuelvan a orinar en el mismo lugar en el futuro. Este fenómeno se debe a que la orina de los perros contiene feromonas, sustancias químicas que solo son perceptibles por caninos y otros animales no humanos. Aunque eliminemos la orina visible, el olor de estas feromonas persiste en el suelo y en los objetos.

Para contrarrestar este comportamiento, es esencial limpiar las áreas donde el perro orina utilizando productos específicos diseñados para eliminar completamente el olor, borrando así las «huellas» olfativas y evitando que el perro pueda detectarlo. Los productos más efectivos en este sentido son aquellos que contienen oxígeno activo en su composición. Contrariamente, la lejía y el amoníaco resultan ineficaces en este caso. Utilizar los productos de limpieza adecuados se convierte, por lo tanto, en un truco fundamental para prevenir que tu perro orine dentro de casa.

6. Sé paciente, especialmente con cachorros, ayúdate de empapadores

Los cachorros, hasta alcanzar los 6 meses de edad, no tienen la capacidad de retener sus necesidades de orinar durante extensos periodos. Si eres dueño de un cachorro, es fundamental mostrar comprensión y sacarlo aproximadamente de 6 a 8 veces al día. A medida que el cachorro crece, puedes gradualmente reducir las salidas a 3-4 veces al día.

En ocasiones, es imposible estar disponible en todo momento para prevenir que el cachorro haga sus necesidades en casa. En estos casos, la utilización de empapadores se convierte en una herramienta útil para evitar que el cachorro deteriore el hogar. La estrategia consiste en proporcionar un lugar específico con empapadores donde el cachorro pueda realizar sus necesidades, facilitando luego la transición hacia hacerlo afuera al llevar gradualmente el empapador hacia el exterior.

7. Utiliza técnicas de entrenamiento personalizadas:

Cada perro es único, y algunas técnicas pueden adaptarse mejor a tu mascota. Por ejemplo, puedes seguir el método de enseñar a tu perro a hacer sus necesidades en un área designada, como una caja con tierra. Al reprender verbalmente y redirigirlo a esta área, refuerzas el comportamiento deseado.

8. Cambiar el uso de tu perro de los espacios:

En ocasiones, los perros desarrollan la costumbre de orinar en ubicaciones específicas dentro de la casa, limitándose a hacerlo en lugares concretos, como una habitación en particular o la esquina de un mueble específico. Una solución simple que puedes probar es alterar el significado que ese lugar tiene para el perro, logrando así que deje de ser considerado su «baño» habitual.

9. Educa en positivo a tu perro

Es crucial comprender que los perros no pueden establecer una conexión causal entre eventos que ocurran con más de unos pocos segundos de diferencia. Si tienes un border collie tenlo en cuenta son perros muy sensibles. En términos prácticos, esto implica que regañar a tu perro por encontrar un charco en el salón al llegar a casa carece de sentido, ya que el animal pudo haberse orinado horas antes y no podrá comprender la razón de tu enojo. Aunque tu perro pueda mostrar signos de sumisión, como bajar las orejas y ponerse panza arriba, esto no refleja un sentimiento de culpabilidad, sino simplemente un intento de apaciguarte.

Además, gritar o reprender al perro en pleno acto tampoco será efectivo, ya que esta acción no aborda la causa subyacente del problema ni proporciona una solución. En este caso, es probable que el perro desarrolle miedo hacia ti, llevándolo a orinar en lugares ocultos para evitar ser reprendido, o incluso podría desarrollar otros problemas conductuales como sustitutos de su comportamiento original. En lugar de recurrir a castigos, es más efectivo centrarse en entender y abordar las razones detrás de los comportamientos inapropiados de tu mascota.

Resumen de como conseguir que tu perro no haga el pipí en casa:

Los perros tienden a evitar orinar en áreas donde realizan otras actividades importantes, como comer, descansar o socializar. Introduce cambios positivos en el espacio donde suele orinar, pasando tiempo con tu perro y convirtiendo esa área en un espacio de juego. También puedes ubicar su comedero, cama u otros elementos de interés para modificar el valor que esa zona tiene para él. Es fundamental complementar este proceso con una limpieza exhaustiva del espacio y refuerzo positivo del comportamiento durante las salidas a la calle.

Recuerda que la paciencia y la consistencia son claves en el proceso de entrenamiento. Siguiendo estos consejos y adaptándolos a las necesidades específicas de tu perro, podrás disfrutar de un hogar limpio y armonioso junto a tu fiel compañero. ¿Te resultó útil este artículo? ¡Comparte tus experiencias y consejos en los comentarios!

¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Compártelo en tus redes sociales!

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.